Para 4 Personas

Ingredientes:

– 475 ml de nata para montar

– 2 cucharadas de gelatina en polvo sin sabor

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– unas hojas de menta fresca (opcional)

– 2 cucharadas de granos de granada

 

Elaboración:

1- Remojar la gelatina (láminas) durante 5-10 minutos en agua fría. Si usas gelatina en polvo, mezclarla con agua fría (aproximadamente 1 cucharada por cada cucharita de polvo de gelatina, pero comprueba las instrucciones específicas de la marca) y reservar durante un par de minutos para que se hidrate.

2- Añadir nata y extracto de vainilla a una olla y hervir. Bajar el fuego y dejar hervir a fuego lento durante un par de minutos hasta que la crema se haya espesado un poco.

3- Retirar la nata del fuego y añadir la gelatina. Si usas láminas, asegúrate de exprimir toda el agua que puedas primero. Remover hasta que la gelatina se haya disuelto por completo.

4- Echar la crema en copas para servir. Dejar que se enfríe completamente antes de cubrirlas con una envoltura de plástico y colocarlas en el refrigerador dos o tres horas o durante la noche.

5- Sacar la pannacotta del refrigerador media hora antes de servir. Decorar con semillas de granada y menta fresca.

 

Grasas: 43g     Proteínas: 6g     Carbohidratos: 4g