Ingredientes:

– 180 gr de queso mazzarella rallado

– 30 gr de queso crema

– 120 gr de harina de almendra

– 1 cucharadita de vinagre de manzana

– 1 huevo

– 1 cucharadita de ajo en polvo

– 1 ½ cucharadita de sal

– 1 hojas de romero fresco

– 1 cucharadita de sal gorda

 

 

Elaboración:

1- precalentamos el horno a 200º.

2- en una cazuela pequeña calentamos a fuego lento la mozzarella y el queso crema. Vamos removiendo un poco.

3- añadimos el resto de los ingredientes y mezclamos enérgicamente. Cuidado con no pincharse con las hojas de romero que son como agujas.

4- Aplanar la masa en la forma de una base redonda o cuadrada, como más te guste. La masa tiene que tener un grosor mínimo de 0,5 cm. Sobre una hoja de papel de hornear amasamos y hacemos unas hendiduras con la parte de atrás de una cuchara.

5- por encima de la focaccia pintamos con un poco de aceite de oliva virgen extra y dejamos caer unos granos de sal gorda y unas hojas de romero.

6- hornear durante alrededor de 12-15 minutos o hasta que el pan haya adquirido un color dorado. Sacar del horno y dejar enfriar un poco antes de comer.