El tabaquismo se ha convertido en la segunda causa de muerte en el mundo, tras la hipertensión. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año fallecen más de 7 millones de personas por culpa del tabaco, de los cuales unos 900.000 son fumadores pasivos o personas expuestas al humo ajeno.

De las 4.000 sustancias químicas conocidas en el humo del tabaco, unas 250 son nocivas y más de 50 cancerígenas para las personas. Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo) repasamos los efectos del humo de los cigarrillos sobre la salud de los fumadores pasivos.

Según investigaciones recientes, fumar cigarrillos es tan dañino que los fumadores que fuman incluso menos de un cigarrillo al día corren un riesgo de hasta el 64 por ciento de una muerte prematura. Aunque se cree popularmente que el tabaquismo social es comparativamente menos dañino que el tabaquismo regular, ninguno puede negar los efectos potencialmente mortales de encender un cigarrillo.

Un estudio , publicado en la revista JAMA Internal Medicine en diciembre de 2016 y realizado por el Instituto Nacional del Cáncer, reveló que aquellos que fuman entre uno y 10 cigarrillos al día tienen un 87 por ciento más de posibilidades de muerte prematura. Por lo tanto, el riesgo siempre está ahí, incluso si el nivel de fumar es relativamente bajo.

Mientras que las personas que fuman menos de un cigarrillo por día en promedio durante su vida tienen nueve veces más riesgo de sucumbir al cáncer de pulmón, quienes fuman entre uno y 10 cigarrillos por día tienen el riesgo unas 12 veces.

Desde la perspectiva de las enfermedades respiratorias, como el enfisema y las enfermedades cardiovasculares, los que fumaban entre uno y 10 cigarrillos al día tenían más de seis veces el riesgo de tener una enfermedad respiratoria mortal y aproximadamente una vez y media (1.5 veces) el riesgo de sucumbir a una enfermedad cardiovascular que nunca los fumadores.

Cáncer de pulmón y EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una afección pulmonar grave que se encuentra principalmente en los fumadores. La enfermedad, que empeora con el tiempo, causa tos crónica con moco, sibilancias, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

La EPOC es un factor de riesgo importante para el cáncer de pulmón. Esto se debe a que la EPOC y el cáncer de pulmón comparten causas comunes, incluido el tabaquismo y el envejecimiento pulmonar prematuro.