Si tú quieres cambiar tus hábitos de alimentación para comer más saludable, controlar tu peso y sentirte mejor, presta atención porque este artículo es para ti.

Cuando tomamos la firme decisión de cambiar de hábitos alimenticios, puede que cometamos el error de querer cambiar de la noche a la mañana, nada puede ser más frustrante.

Algo que te aconsejamos es que te informes muy bien del tipo de alimentación que quieres llevar. Hay quien solamente ha decidido dejar de lado la comida chatarra por comida más real, más de verdad. Y eso es todo un adelante que nosotros aplaudimos.

Un ejemplo que no debes seguir es el que hace mucha gente, que quiere llevar una dieta macrobiótica y no se entera muy bien de que va este tipo de alimentación, se pasa un día por un centro de dietética y compra artículos de macrobiótica, sin saber tan siquiera como utilizarlos. ¿Quién no conoce a alguien que te regala un paquete de algo que compró y no lo piensa utilizar por que no sabe ni como se prepara?. Pues a eso nos referimos, no gastes tu tiempo y tu dinero antes de informarte bien de que va a ir realmente tu cambio.

Nuestro ímpetu por empezar ya un cambio de alimentación se convierte en nuestro mayor obstáculo, pues intentar cambiar todas tus decisiones de comida de un día para otro genera estrés y frustración lo que te hace renunciar al poco tiempo. Piensa en esto: tu alimentación diaria es un conjunto de hábitos, y la única forma de tener resultados a largo plazo es empezando a cambiar esos hábitos, uno por uno y poco a poco.

Sólo queremos que no te saltes el paso previo a tomar acción, infórmate,  formate y sobre todo ten bien estudiado cual será tu hoja de ruta en tu nueva vida. Por que, lo quieras o no, cambiar de alimentación es cambiar de vida. No es solo lo que compras, donde lo compras y lo que va a entrar por tu boca a tu cuerpo. Si profundizas, verás que es toda una filosofía, un estilo, una forma de ver el mundo y concebir el mundo. Es realmente un cambio holistico.

Uno puede ser macrobiótico pero tomar más fruta de lo que indica la macrobiótica, hay quien es vegetariano pero toma huevos, hay veganos que no comen carne pero no cuidan su alimentación en absoluto. Lo importante es que tomes la dirección que quieras tomar lo importante es que no te pongas etiquetas, come lo que quieras y lo que no quieras no.

Es muy importante ver los estudios y las evoluciones de las distintas filosofías, unas con el tiempo van cogiendo fuerzas y otras sin embargo se van debilitando.

Hemos llevado una vida entera consumiendo carbohidratos a todas horas. Y ahora vemos que el dejar de tomarlos nos da una energía diferente, que mejora nuestro peso y nuestra salud. Y que como vivimos en una sociedad donde las minorías nos toca buscarnos la vida, ha sido así y aunque han cambiado muchas cosas, en parte muchas cosas siguen igual. Al final de tantos años de batalla uno se acostumbra y piensa “si todo fuera tan fácil, lo haría igual?” .

El problema es que debido a los múltiples mitos de alimentación, mucha gente se cree que un té, una pomada, unas tabletas “naturales” o un zumo pueden lograr los resultados saltando el proceso que significa cambiar los hábitos de alimentación. La única verdad es que ese tipo de productos son una pérdida de tiempo, sólo verás una diferencia en tu cartera y además ponen en riesgo tu salud.

Como en todos los tipo de Alimentación, no hay nada mejor que elegir la que te guste, la que vaya con tu tipo de vida. Con la que te comprometas, por lo menos hasta ver de verdad si es lo que buscas o no. Pero sobre todo si buscamos resultados y los encontramos hemos descubierto una verdad, que podrás abandonar por circunstancias, pero que, si sabes que funciona tarde o temprano volverás por que sabes que es lo que realmente quieres.

Nosotros llevamos un tiempo llevando una Alimentación Cetogénica y estamos muy contentos con los resultados, al principio cuesta un poco como todo, pero sabes que puedes hacerla por periodos de varios meses o cambiar por temporadas a la Baja en Carbohidratos “Low Carb”, también es una buena opción para combinar y cambiar.

Por eso decidimos hacer el Plan CetoKet-25, nos parece que es uno de los mejores planes que hay en el mercado. Y desde el corazón, tanto las recetas omnívoras como las vegetarianas nos aportan todo lo que necesitamos sin necesidad de castigar nuestro bolsillo ni nuestro cuerpo.