El agua es la mejor bebida que podemos tomar porque, además de hidratarnos, no contiene calorías. Pero para muchas personas es un suplicio beber agua sin más, por eso esta propuesta de probar estas aguas de frutas, una buena forma de romper con el aburrimiento y evitar los refrescos con azúcar y las bebidas con aromas y colores artificiales.

Lo mejor para saborizar el agua es usar tus frutas favoritas. Escoge 1 o 2, si quieres también alguna hierba aromática e incorpóralas a tu botella o vaso de agua . En 30 minutos habrán aportado sus aromas naturales al agua. Si quieres que el agua tenga más sabor, es tan fácil como exprimir o machacar una pequeña parte de las frutas que utilices.

No confundas este agua de frutas casero con las aguas comerciales. En esos casos suelen llevar aditivos y colorantes artificiales y, normalmente, incluyen azúcar. Esta receta de agua saborizada es totalmente natural y apenas contiene calorías. Debes tener claro que el aporte de vitaminas y otros nutrientes también será mínimo.

Pon dentro del recipiente en el que lo vayas a servir. Cubre de agua y guarda en la nevera al menos 30 minutos. En el momento de servir, añade el hielo.

No hace falta que pongas varias frutas mezcladas, ya sabes aquello de que menos es más. Pon solo una fruta y un trozo de planta aromática. También puede ser sólo la planta aromática. Te tiene que inspirar la compañía que tienes en ese momento, la hora del día, si has comido hace poco o estás cerca de la comida. De todas maneras ve probando y verás resultados.

Si eres una persona que prefieres un poco más de sabor, basta con que exprimas un poco de fruta dentro, como hemos dicho antes,  y el resto de la fruta la pones en pedacitos.

Cuando lo empezamos a ver parecía algo que no tenia mucho éxito, pero para nada, la sutileza que deja en el agua es una maravilla. Es difícil que te equivocas, prueba y disfruta de cada época del año.